$110.000, ¿sí o no? Rápido
Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

Dentro de un céntrico hotel, Larry Fischer está hablando por su móvil con un inversor mientras su socio  Ari Goldberger hace una búsqueda en el portátil.

Están pujando frenéticamente en una subasta de dominios por megayachts.com. Ellos lo quieren.

"$110.000, ¿sí o no? Rápido", le dice Fischer al inversor al otro lado de la línea.

Alguien ha pujado $120.000. Fischer y Goldberger tienen que subir la oferta una vez más. Y otra vez más.

A la una, a las dos… vendido a Fischer y Goldberger por $150.000.

 Ari Goldberger y Larry Fischer

Esta industria es como el salvaje oeste, y la gente no se imagina con qué rapidez está creciendo. Se estima que el valor de mercado de toda la industria del domaining puede tener un valor de mercado de 4.000$ millones para el 2010. Actualmente se compran unos 90.000 dominios diariamente.

A finales del primer trimestre ya había 128 millones de dominios registrados, un 31% más que el año anterior. Los dominios son la propiedad inmobiliaria de la web.

En la subasta de Manhattan, Fischer and Goldberger compraron 4 dominios por un valor superior a 1.2$ millones. Fischer (44 años) es de Nueva York y Goldberger (46 años), de Nueva Jersey. La entrada en el negocio de Goldberger no fue muy ortodoxa. En 1996 la Hearst Corporation lo demandó por infringir una marca registrada al tener el dominio esqwire.com, que era idéntico al nombre de una de las revistas de la empresa.

Las dos partes llegaron a un acuerdo y se le permitió a Goldberger, que es abogado, retener el dominio. La gente se imaginó que Goldberger sabía desenvolverse bien por la maraña legal relacionada con los dominios de Internet y pronto se acercaron a él en busca de consejo. Su vida cambió. Dejó el bufete de abogados en el que trabajaba desde 1997 y se unió a una empresa de Manhattan llamada mail.com, que se dedicaba a acaparar dominios.

Goldberger empezó a colaborar con Fisher en 2001, construyendo su portafolio de dominios. Dos años después crearon  una empresa llamada Smartname.com, que vendieron a comienzo de este año. La empresa capturabab dominios y los monetizaba quedándose con un porcentaje de la publicidad. En Smartname.com había 150 propietarios y unos 150.000 dominios que generaban unas 50 millones de visitas mensuales.

Como muchos otros, Goldberger y Fischer sacaron más punta a los dominios desarrollando algunos y confiando en su instinto. Según Fisher, "Sabes si funcionará o no simplemente escuchando el nombre". Dos de los dominios que compraron en la subasta fueron bald.com (calvo) y cardiology.com.

Su estrategia es desarrollar webs sobre dominios genéricos de alto valor. No nos molestamos con los .net u otras extensiones. Sólo compran dominios .com, que es la reina de las extensiones. A veces hay una gran diferencia entre pensar en un buen dominio y conseguirlo. Suele ser como una persecución sin tregua. A menos que localizen el dominio en una subasta, Fischer siempre intenta convencer a los propietarios para que se lo vendan. La ingeniería social suele ser un buen arma.

Su socio Goldberger dice de Fischer: "Es como un rinoceronte, sacude el árbol y espera. Tiene la suficiente paciencia y determinación. Tienes que ser agresivo, ahora es un juego duro. Es como la fiebre del oro. Los primeros sacaron sus pepitas con facilidad, pero los que llegaron después lo tuvieron mucho más difícil."

Hace cinco años, el dúo podía conseguir un buen dominio por 10.000$. Ahora el mínimo son 100.000$. El más barato que han comprado en una subasta fue blogging.com por 135.000$.

De momento no venden, a pesar de haber recibido ofertas millonarias por stocks.com y home.com. Aún así, como dice Goldberger, esto es un negocio, todo está en venta, depende de la oferta.

(Fuente: Law)

Han dejado 9 comentarios...

Avatar

yoyo

20 de julio de 2007 at 13:00

Felicitarte por el blog,
Posiblemente el mejor en castellano.

Suerte.

Avatar

Simon

20 de julio de 2007 at 21:51

gran historia como siempre ;)

Avatar

Domisfera » Articulo » Secuestro inverso de dominios

11 de agosto de 2008 at 2:08

[…] El demandado en el caso State Fund Mutual Insurance Co. v. QTK Internet/Name Proxy era  Damian Macafee, muy bien representado por el abogado y domainer ($110.000, ¿sí o no? Rápido) Ari Goldberger (en la foto), de la firma  ESQwire.com (New Jersey, USA). […]

Avatar

Domisfera » Articulo » Subasta millonaria de dominios en un despacho de abogados

22 de febrero de 2009 at 20:06

[…] Encontró un nombre familiar en los documentos de emisión de la puja inicial de Toys.com: Ari Goldberger. Le escribió un email y Ari le confirmó que él y su socio Larry Fischer estaban detrás de Faculty Lounge […]

Avatar

Una venta notable emerge a la superficie | Dnzapping

6 de enero de 2011 at 14:32

[…] Larry Fischer ($110.000, ¿sí o no? Rápido) vendió este dominio fue vendido por 300.000$ y ha publicado la venta en su blog tras expirar el acuerdo de confidencialidad que había firmado. […]

Avatar

Domisfera » Articulo » Síntesis comentada de 98 minutos con Rick Schwartz

12 de septiembre de 2011 at 7:07

[…] (Yun Ye, Kevin Vo y Ammar Kubba, Thunayan Khalid AL-Ghanim, Jeffrey Reynolds, David y Michael Castello, Chris Hartnett, Sahar Sarid, Michael Gilmour, Divyank Turakhia, Elliot J. Silver, Andrew Miller y Michael Zapolin, Larry Fischer y Ari Goldberger,…) […]

Avatar

Domisfera » Articulo » Demanda UDRP por el dominio libertad.com

17 de enero de 2012 at 7:03

[…] Mexico) y el demandado es Telepathy Inc (Washington DC, Estados Unidos) representado por Ari Goldberger […]

Avatar

Venta record en NameJet

17 de abril de 2013 at 19:42

[…] domainer y abogado Ari Goldberger ($110.000, ¿sí o no? Rápido) ha utilizado una convención médica de Nueva Orleans para lanzar recientemente […]

Avatar

Caso yu.com: Recusación y conflictos entre panelistas

15 de junio de 2013 at 11:42

[…] No le gustaba Neil Anthony Brown porque había sido solicitado por el abogado del demandado, Ari Goldberger, en cierto número de casos previos. Acusaba a Brown detener incentivos económicos […]

¿Quieres dejar tu comentario?