Mimetizar una web para criticar no vale
Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

Mimetizar una web para criticar no vale. Al menos esta es la decisión que tomó el Panel del caso Wal-Mart Stores, Inc. v. Domains by Proxy, LLC / UFCW International Union.

ReallyWalmart

El sindicato United Food and Commercial Workers International Union, con 1.3 millones de afiliados, había registrado los dominios reallywalmart.com, reallywalmart.info, reallywalmart.net y reallywalmart.org.

Los dominios apuntaban a una web de crítica a Walmart parodiando su web therealwalmart.com que incluía videos, testimonios, blog, etc,… y un aviso legal abajo del todo que decía que esta web parodiaba la real, que no estaba afiliada a Walmart y que usaba estilos similares:

Copyright © 2013 Really Walmart? All rights reserved
This website is sponsored by the United Food and Commercial Workers International Union. It is a parody of the website threalwalmart.com and is in no way affiliated with Walmart.
 
Legal Disclaimer: UFCW and OUR Walmart have the purpose of helping Walmart employees as individuals or groups in their dealings with Walmart over labor rights and standards and their efforts to have Walmart publically  commit to adhering to labor rights and standards. UFCW and OUR Walmart have no intent to have Walmart recognize or bargain with UFCW or OUR Walmart as the representative of Walmart employees.
 
The site also links to a petition allegedly for submission to Complainant about labor practices and invites comments by Complainant’s workers. The site uses colors, shapes and a presentation style similar to Complainant’s website at www.therealwalmart.com.

El panel de tres expertos (Jeffrey D. Steinhardt, James A. Carmody, Gary J. Nelson)  determinó que la palabra really (el verdadero) del dominio podría causar confusión en los internautas y el estilo similar a la web real provocar la sensación de afiliación con el demandante. El lenguaje utilizado en la web tampoco ayuda disipar la confusión. En estas cicunstancias la no respuesta del demandado en el procedimiento para aclarar el caso es prueba de mala fe.

El panel consideró que la libertad de expresión no podría anular la confusión creada por el dominio y la web. Estimó además que el aviso legal no era suficiente para remediar la confusión generada y que el dominio en sí mismo no sugería sátira o crítica.

¿Quieres dejar tu comentario?