Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

Mark, dueño del blog DomainRookie deja el mundo del domaining. A continuación Domisfera reproduce su argumentación, que abre un nuevo punto de vista, los dominios como adicción. Si algún lector ha experimentado algo parecido, puede expresar su experiencia en los comentarios, o si es suficientemente extensa solicitar un post.

He estado comprando y vendiendo dominios desde hace dos años. Voy a salir del negocio en aras a mi salud mental. Realmente, no es un negocio saludable para permanecer en él, al menos para alguien tan obsesivo como yo. El problema es la búsqueda, es una aspiradora de tiempo. Me encanta buscar. Y hasta ahora no he sido capaz de parar. Odio buscar. Desafortunadamente, llegué a ser bueno encontrando dominios libres o por menos de 50$, y luego, venderlos por unos cientos de dólares. Pero requiere esfuerzo, demasiado esfuerzo. Ahora estoy recuperando mi vida.

¿Por qué no dedicar un par de horas al día para comprar  dominios en las subastas de sitios como SnapNames en lugar de buscar donde la gente menos mira? Sé que es mucho más fácil, los buenos dominios son abundantes y fáciles de buscar. El problema es que gente con más dinero que cerebro está pagando sobreprecios por dominios. Yo tengo fondos para jugar en esa liga, pero prefiero no comprar activos sobrevaluados. Me gustan más los infravalorados. Como la economía se ralentiza, los precios pagados por esos dominios no llegarán nunca más a esos niveles.

Por supuesto, yo ya estoy vendiendo mi portafolio de dominios. Tengo suficiente inventario como para recibir varias ofertas todos los días. Pero eso no me quita mucho tiempo,así que… ¿qué me ha provocado que pare este síndrome de abstinencia? Bien, acababa de regresar de un mes de vacaciones en el norte de Italia con mi esposa para celebra nuestro vigésimo aniversario. Fue increible. Cuando lo dejé, esperaba que un mes fuera suficiente para desengancharme de esta adicción. Gracias a Dios, lo fue. No he vuelto a comprar un dominio en dos semanas. Ahora dedico el tiempo a leer libros, volver a hacer surf, y cualquier cosa que me apetezca hacer. Quizás compre uno o dos dominios si surgen, pero ya no seré nunca más un caza dominios.

Esto no quiere decir que no quiera trabajar duro. Pero se supone que ya me había retirado del negocio de las ventas hace 10 años. Sin embargo , quería hacer más dinero. El problema es que estaba gastado el 80% de mi tiempo en generar el 20% de mi dinero. Incluso había descuidado otros asuntos financieros como mis acciones e inversiones en bienes inmuebles. Era una completa estupidez. Pero, todas las adicciones lo son.

La vida es demasiado corta.

Os deseo a todos y cada uno de vosotros la mejor de las suertes con vuestros negocios de dominios.

Han dejado 20 comentarios...

Avatar

vicente

18 de junio de 2007 at 11:42

Ya sea por dominios o por cualquier otro tema, internet engancha, es la droga del siglo XXI :)

Dentro de los domainers, hay que estan enganchados a una tematica a un sector, que se especializan hasta la saciedad, idn, backorders, drops, registros nuevos, subastas…

Esperemos almenos, ya que nos enganchamos, obtener cash, sino de que sirve engancharse.

Recomiendo la tactica del mes sin registrar, es decir, este mes no registro ni UNO SOLO. :D a ver quien puede ?

Avatar

Madison

18 de junio de 2007 at 12:08

Yo al menos he aprendido a desconectar bastante del mundo domainer los fines de semana, pq lo cierto es que cómo dice Vicente internet engancha, a mi me tiene enganchada hace años…Pero si encima eres domainer esto se eleva a la enesima potencia, encima no olvidemos si tienes relaciones con empresas ubicadas en EEUU y estas pendiente de recibir algún correo de alli, o trasnochas o madrugas para estar al corriente, pq cuando tu estas ya en sábado allí aún es viernes y pueden enviarte noticias…Eso si, el enganche a los dominios es un enganche que produce satisfacción personal, ganas de progresar en ésto y que puede ser muy productivo ;) pero requiere muchas horas de dedicación!

Asi que ahora sólo me permito estresarme de lunes a viernes con este tema pq es cierto que te hace descuidar otros temas importantes, al menos en mi caso, y dejas hasta de enviar mails a amistades o respondes rapidito y corto pq no tienes núnca tiempo.
Sobre la táctica que comentas Vicente yo cuando intentó no registrar durante un mes lo que sucede es que en un par de días al final registro de modo casi “compulsivo” lo que he estado reprimiendome todo el tiempo,asi que casi mejor que no ;)

Avatar

Pedro

18 de junio de 2007 at 14:01

Coincido totalmente, engancha, y mucho!

Igual que postear en los foros… Madison, que te acabo de leer por el de Jordi, tengo mono de Demene!! Corso se mudó definitivamente a Tuvalu?¿ El gato de Son vendió el foro a alguna multinacional?¿

Más que sea que nos pongan un twitter en la portada, que añoro ese color vainilla :(

Avatar

carlos lopez

18 de junio de 2007 at 15:21

Si es una droga, yo si pudiera trabajar en esto, 24 horas al día lo hiciera,
y ademas cuanto haces una cosa que te gusta, no paras

Avatar

CoyáN

18 de junio de 2007 at 23:36

Y si a los dominios le añadimos el crear proyectos o desarrollar los dominios también consumen muuucho tiempo.
A mi lo de descansar un mes sí me funciona, sólo compro e innovo varias veces al año y el resto del tiempo continúo lo empezado, además de descansar en épocas de exámenes.

Además del tiempo que se puede “perder” en esto hay que añadirle el que hace perder el spam (moderando en foros, blogs… y por supuesto las cuentas de mail).

Y como cada vez hay más sitios con wifi (u ofertas de conexión tipo Yoigo) cada vez es más “difícil” estar offline :).

Avatar

Pablo Salmerón

19 de junio de 2007 at 7:35

Totalmente de acuerdo. La idea de que sea tan “fácil” encontrar un buen dominio obsesiona. Todos creen que por pasar mas horas buscando darán con un dominio por el cual pagaran millones y les sirva para pegar un buen “pelotazo” paro al final casi nunca es así.

Un saludo.

Avatar

Prometeo

23 de junio de 2007 at 1:24

El problema es encontrar la justa medida, pero teniendo las cosas claras y no dejándose llevar por la ambición desmedida, pienso que se puede conseguir el equilibrio.

Saludos

Avatar

Anibal

25 de junio de 2007 at 1:15

Si ayer fue el siglo de la paz y hoy es el Logo del Mercedez, en los parques ya no hay niños, internet los atrapó en sus redes.

Avatar

Jordi

26 de junio de 2007 at 1:33

yo empece ará 6 meses y es un no parar. Soy estudiante y lo poco que tengo muchas veces lo gasto comprando algun dominio… (es mi perdicion)

el comprar dominios pensando en desarrollarlos mi otra… estoy empezando muchos proyectos y muchos de estos estan a medias porque siempre me sale uno por el medio que me parece mas interesante…

Un dia organizare mi vida y mis dominios.

Buen blog!

Avatar

Ariel Peter

1 de julio de 2007 at 7:57

Yo tambien soy adicto, pero según la caricatura de Gustavo en la http://www.sociedaddelainformacion.com, ya estoy cerca de la cura…

Avatar

UNO MAS

13 de julio de 2007 at 19:48

Realmente todo el planeta esta enganchado a algo: internet, tv, trabajo, negocios, juego, etc. lamentablemente hay mas gente enganchada a la tv-basura y tienen la osadia de tildar de enganchados a los que usan internet, con la diferencia que en internet aprendes mucho mas que en la tv, el problema es poder encontrar un punto medio, pero no veo rentable perder horas y horas en comprar un dominio por 50 para venderlo por 100 , eso no es ningun negocio, la señora de la limpieza cobra mas por su tiempo.

Avatar

Domisfera » Articulo » Spam, una de las caras B de Internet

23 de julio de 2007 at 17:37

[…] Las tasas de click solían ser de un 1% o menores. Ed asegura que una vez consiguió tasas del 30% en el nicho de entretenimiento para adultos. Le pagaban a través de e-gold, paypal o directamente a tarjeta de crédito. El sacaba el dinero en billetes de 20$. Esto fue un problema cuando el volumen de ingresos empezó a crecer. Asegura que en su último año de spam ganó $480.000. Lo dejó para recuperar su vida. […]

Avatar

Alex

6 de agosto de 2007 at 13:23

Jure hace unos meses no comprar mas dominios.

Promesa inclumpida ya que alguno más cayó.

Se puede llamar entonces adicción?

En cierta medida imagino que sí.

Avatar

dinero

10 de noviembre de 2007 at 4:26

Internet engancha, y coger dominios aunque no sean en principio para vender se está convirtiendo en un vicio para mi(que espero que se acabe, o acabaré dando de baja la tarjeta de débito jeje)

Avatar

Domisfera » Articulo » Entrevista de Domisfera a Rick Schwartz

17 de diciembre de 2007 at 8:33

[…] (16) En muchos ámbitos de la vida existen obsesiones y adicciones. ¿Cree usted que puede existir una adicción compulsiva e insana, casi patológica, al registro de dominios?, ¿le ha pasado a usted?, ¿sueña con dominios? […]

Avatar

Domisfera » Articulo » Reflexiones de ayer, reflexiones de hoy

15 de febrero de 2008 at 19:08

[…] Mi primer año fue el más oscuro. Me sentía completamente sólo aunque sabía que no lo estaba. Internet era poca más que un páramo "en construcción" y se empezaban a ver los primeros modelos de webs. Había otros domainers y todos ibamos a las mismas vetas de la montaña. No había mucha gente que se dedicara a esto a tiempo completo, quizás unas 12 personas. En aquellos días lo único que me motivaba a seguir adelante era perder un dominio por un día o dos. A 100$ por dominio, el coleccionismo se convirtió en algo caro rápidamente. Pero yo creía en lo que estaba haciendo y no podía pararme. Era como una enfermedad. Estaba enganchado. Todo el día… y toda la noche. […]

Avatar

Domisfera » Articulo » Thunayan Khalid AL-Ghanim, el domainer que ya era rico

2 de mayo de 2008 at 12:56

[…] AL-Ghanim se describió a sí mismo como un insomne, que apenas duerme 1 o 2 horas cada noche. Estaba tan centrado y absorbido por el mundo de los dominios, que no podía perder el tiempo durmiendo. Incluso ha creado NameClub, un foro para domainers árabes. Sin duda, otro miembro del cada vez más numeroso club de domainers anónimos. Un miembro peculiar, pues se le puede ver a menudo en el exclusivo restaurante San Lorenzo (Londres), que es el preferido de los famosos y la familia Real británica. Tiene 8 Ferraris y bromea diciendo que cuando va por las carreteras de Kuwait con su 575m GTC Maranello (en la foto) suele sonreir a las cámaras de tráfico. Suele acudir al Circuito de Bahrein para probarlos. […]

Avatar

domisfera.com

20 de septiembre de 2009 at 11:53

Otro ejemplo más de "domainer anónimo":

Vendo todos mis dominios por año sabático

Pues lo dicho que me quiero tirar un año o dos lejos de las maquinitas, y de todo lo que huela a oficina, me da pena dejar todo esto, sobre todo mi pasatiempo de los Dominios, pero lo necesito.

Muchas noches, haciéndome la pregunta si lo que tenia, era realmente lo que quería, y parece que no, que necesito otras cosas que llenen mi vida. Quiero hacer un pequeño retiro espiritual, y algún viaje de aventura con mi bici, después de hacer el Camino de Santiago hace unos años, quiero hacer algo parecido pero desde España hasta la India o Japón. Conocer culturas, gente, mojarme, pillar gastroenteritis, pero al fin y al cabo vivir una aventura única.

No os aburro más…

Avatar

Domisfera » Articulo » La maldición del domaining

24 de agosto de 2010 at 20:45

[…] El domainer checo Jan Barta (Facing the Absurd) ha escrito un artículo que aporta un punto de vista diferente de la industria de los dominios, complementario a Domainers Anónimos: los dominios como adicción: […]

Avatar

Domisfera » Articulo » Síntesis comentada de 98 minutos con Rick Schwartz

12 de septiembre de 2011 at 7:06

[…] adicción. Probablemente haya sido el primer adicto al registro de dominios del mundo (Los dominios como adicción, La maldición del […]

¿Quieres dejar tu comentario?