Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

De la sentencia WIPO The Motley Fool Inc. vs Domain Works, Inc se deduce que la especulación con dominios genéricos es una práctica correcta.

El demandante, The Motley Fool, empezó su negocio en 1993 bajo ese nombre. Tiene varias marcas registradas en USA con la palabra fool: THE MOTLEY FOOL, FOOL, FOOL.COM y FOOLISH. Registró el dominio fool.com en 1995. En 1997 www.fool.com fue nominado para los Webby Award.

El demandado, que es la corporación canadiense Domain Works Inc, registró el dominio en liza fools.com en 1998. Dejó dicho dominio aparcado.

Después, el demandante alega que el dominio es confusamente similar al suyo y que el demandado no tiene permiso para usar sus marcas registradas de la palabra fool ni intereses legítimos. Y que simplemente, se trata de un caso de ciberocupación.

Por otra parte, el demandado alega que la palabra fools (tontos) es un genérico y que hay una diferencia sustancial respecto a fool. Además, señala que no toma parte en la selección de anuncios que están en la página de parking, es Yahoo el que lo decide. Paralelamente, alega que al ser una empresa ubicada en Canadá no le afectan las marcas registradas FOOL y FOOL.COM por el demandante que es de USA. Es más, ha registrado más dominios genéricos en plural como  cashews.com, jackets.com, fishingrods.com, snowmobiles.com para tenerlas también en parking.

Así pues, el panelista dice que el hecho de que sea un plural no es óbice para que fools sea confusamente similar a fool.
El demandado afirma que no tenía en mente la web del demandado al registrar el dominio, algo que puede ser o no cierto, sobre todo teniendo en cuenta que es experto en Internet y que la web fue nominada a los Webby. De todos modos, es misión del demandante demostrarlo sin dejar lugar a dudas.

Por otro lado, el panelista afirma que todos los demás dominios del portafolio del demandado son palabras comunes del diccionario, al igual que el dominio en cuestión, lo cual es prueba de buena fe en el registro.

Excepcionalmente, como consecuencia de que falla ya una de las condiciones para transferir el dominio al demandante, el panelista se abstiene de argumentar acerca de los derechos o legítimos interereses en el dominio del demandado.

Han dejado 4 comentarios...

Avatar

Pablo

17 de abril de 2007 at 14:36

Pero como saben los de WIPO que dominios tenes en tu portfolio o no?
Porque esta gente podria ser dueña de ofol.com y ni comentarlo.
Digo porque parece ser una de las variables en juego en esta decision.

Avatar

Sandra

17 de abril de 2007 at 15:46

Pablo, los penalistas tienen acceso a informacion especial. Lo saben todo aunque no lo diga el demandado o el demandante.

Avatar

Ferran

18 de abril de 2007 at 18:51

Yo creo que los panelistas no tendrían que investigar al demandado, sino el demandante.

Es como si un Juez aportara pruebas a la hora de dictaminar un juicio, de las cuales el demandante no se ha podido defender.

Avatar

Pablo

19 de abril de 2007 at 5:42

Sandra, pero eso de donde los sabes? Dudo que sea asi…
Aparte los nombre “buenos” los puedo tener a nombre de mi empresa y los otros a nombre de un primo…
Es tan relativa la posicion a partir de ello. no?

¿Quieres dejar tu comentario?